Global Performance sigue ampliando sus alianzas en el mundo del deporte de élite. CMC Competition, un grupo de alta competición de tenis, se ha convertido en nuestro nuevo partner tenístico. CMC se encarga de implementar un patrón de trabajo para potenciar las cualidades tenísticas del jugador, por su parte, Global Performance es el responsable de cuidar y desarrollar la parte física del deportista
El entendimiento entre ambas partes nos lleva a trabajar conjuntamente la parte más técnica del deporte con la preparación física personalizada según las necesidades del deportista. CMC actualmente está considerado uno de los más importantes grupos de competición del país, tanto por el nivel de los entrenadores como por el trato totalmente personalizado que reciben los jugadores.
La filosofía de trabajo de CMC se complementa a la perfección con la de Global Performance, que no es otra que llevar al deportista a su máximo nivel con la personalización y la tecnología aplicada al deporte como puntos clave. Los entrenamientos tendrán lugar en las instalaciones del Club Tenis Mollet, un emplazamiento ideal para combinar las sesiones técnicas y físicas.

Global Performance inicia su expansión territorial en España empezando a ofrecer los servicios de entrenamiento tecnológico desde un espacio propio a Deportistas de Élite que residan en Madrid. La ubicación es en las instalaciones de Fisiocit, empresa con la que se ha llegado a un acuerdo de colaboración para compartir espacio. Fioscit es un centro integral de tratamiento, cuyo sistema de personalización y terapia individualizada se complementan a la perfección con nuestro método de trabajo.

El centro ubicado en Majadahonda está equipado con la maquinaria que siempre ha usado Global Performance como las máquinas isoinerciales de trabajo excéntrico, además de contar con la estructura y herramientas con las que Fisiocit trabaja diariamente.

Este hito significa un gran paso adelante en la historia de Global Performance. Si el pasado mes de junio teníamos el placer de anunciar la apertura de La Casa Del Deportista, un espacio de 580m2, cinco plantas y 1.000m2 de exterior para alcanzar la excelencia, ahora es momento de dar otro salto de calidad abriendo un nuevo espacio en Madrid. Esto nos permitirá expandir nuestra filosofía basada en la medición de resultados, utilizando la tecnología como herramienta de trabajo y con la obsesión de reducir de manera drástica el riesgo de lesión del deportista.

Medestec es una herramienta de diatermia por radiofrecuencia, también conocida como TECARterapia (transferencia eléctrica capacitiva y resistiva). A partir de esta estimulación y a través de ondas de radio podemos aumentar la temperatura celular que nos interesa tratar, y acelerar su propio proceso regenerativo frente a las lesiones tisulares o drenaje de las áreas afectadas.

Medestec nos proporciona una generación de radiofrecuencia entre la placa base y sus respectivos cabezales, de manera que en función del cabezal, estimularemos unos tejidos y unas profundidades determinadas:

Cabezal CAPACITIVO: Para tejidos más superficiales, con más presencia de líquido intercelular, como son piel, tejido muscular y sistema vascular/ linfático.

Cabezal RESISTIVO: Estimulación más profunda y sobre tejidos con poca o ausencia de líquido, tejidos de mayor densidad y resistencia como son el tejido óseo, cartilaginoso, inserciones ligamentosas y tendinosas, aponeurosis, etc.

Gracias a Medestec podemos estimular tanto a nivel capacitivo o resistivo como a nivel superficial (0’8Mhz) o profundo (0’5 Mhz), y aumentar la vascularización de la zona del cuerpo que nos interese. Su mejora en el sistema capacitivo, a diferencia de otras competencias, nos permite aplicar una intensidad elevada sin llegar a quemar al paciente gracias a la calidad de la composición del material capacitivo.

En función de cada caso personalizado, la distancia entre la placa y el cabezal marcará la concentración de radiofrecuencia enviada. Durante el tratamiento, el fisioterapeuta y el paciente podrán visualizar claramente la vascularización e impedancia que está recibiendo la zona a tratar.

La gran variedad de cabezales en cuanto a tamaño, nos permite una inmejorable adaptación sobre las zonas a tratar, así como un rápido manejo de estos al compartir el cable de suministro, realizando un rápido y simple cambio entre un cabezal u otro a través de un encaje efectivo.

Los principales efectos fisiológicos que provocamos son:

  • Aumento de la TºC de los tejidos.
  • Aceleración del metabolismo celular.
  • Estimulación del sistema vascular (vasodilatación).
  • Relajación muscular.
  • Efecto Antiálgico.
  • Acción antinflamatoria.
  • Estimulación de la cicatrización y regeneración de los tejidos.

Gracias a estos beneficios a nivel osteomuscular, utilizamos el método Medestec para una gran variedad de lesiones, disfunciones y rehabilitaciones en la fisioterapia deportiva y funcional:

  • Esguinces en ligamentos.
  • Contracturas musculares.
  • Rupturas fibrilares.
  • Tendinopatías.
  • Lumbalgias, derivadas de esta: problemas discales, sindr. Facetarios, lumbociáticas.
  • Sobrecargas o exceso de tensiones miofasciales.
  • Edemas osteoarticulares y musculares.

El método Medestec nos confirma una máxima calidad en todos sus tratamientos de forma no invasiva para el cuerpo humano. Gracias a sus cabezales móviles nos permite una aplicación manual de diferentes maneras en función de nuestro objetivo previamente valorado. Por ejemplo: de manera pasiva cómo acción más drenante, movilización activa muscular pidiendo movimiento articular para definir mejor la orientación fibrilar, o bien una contracción en un ángulo concreto para favorecer la regeneración fibrilar. El cabezal capacitivo, a diferencia de otras marcas, llega a generar un traspaso de energía más elevado sin obtener una sensación de calor extrema o quemazón gracias a su material de recubrimiento aportado por el centro de investigación propio de Medestec, en continua revisión y mejora.

En definitiva, Medestec proporciona al fisioterapeuta una herramienta innovadora, potente y actual para la estimulación regenerativa, y el reequilibrio para recuperar o mantener las mejores condiciones para el deportista.

PARTE I
ESTIRAMIENTOS PRE Y POST COMPETICIÓN

Antes de la competición, el consejo debería ser la preparación sistémica y tisular mediante calentamiento activo que incluya ejercicios de estiramiento dinámico activo o test de evaluación de la movilidad activa. Deberá valorar si su movilidad activa es óptima y asintomática para la actividad física a desarrollar al final del periodo de calentamiento activo.

En caso de limitación sintomática de la movilidad óptima antes de una competición, los estiramientos pasivos de elevada intensidad pueden fatigar la musculatura e incluso irritarla por lo que no se recomiendan dentro del calentamiento pre-competición. Debe saber que si participa en una competición con una hipomovilidad dolorosa de la movilidad activa, el riesgo de lesión aumenta especialmente con las contracciones musculares de fuerza o velocidad máxima.

En caso que sea necesario aumentar la movilidad, debe producirse dentro de un programa de estiramientos a lo largo de la temporada, porque tratar de aumentar la movilidad de los tejidos con una elevada intensidad antes de una actividad que implique un alto rendimiento no es aconsejable y conlleva riesgo de lesión (1).

Después de un competición, el consejo es testar la movilidad y comprobar si la actividad física ha supuesto una pérdida de movilidad respecto a la movilidad óptima. En el caso de que exista una hipomovilidad en ese momento, se debe aplicar técnicas de estiramiento o autoestiramiento hasta recuperar la movilidad funcional (no aumentarla) y como una forma de disminuir o evitar el dolor post-ejercicio.

Por lo tanto, tras un período de vuelta a la calma, debe revalorar la movilidad activa de las diferentes articulaciones y en el caso de limitación no dolorosa de la movilidad activa, desarrollar sesiones de estiramiento lo antes posible tras la vuelta a la calma para recuperar la movilidad pasiva y activa óptima (1).

ESTIRAR ANTES DE LA COMPETICIÓN: ¿AFECTA O NO AL RENDIMIENTO DEPORTIVO?

Popularmente siempre hemos observado y siempre nos han comunicado que el estiramiento estático dentro de una rutina de calentamiento nos permitiría aumentar el rendimiento y disminuir el riesgo de lesión (2). No obstante, existe una contundente evidencia científica que nos demuestra que el estiramiento estático tiene un efecto negativo en el rendimiento físico. Estos estudios han mostrado como se produce una reducción de la fuerza máxima (3-6), la potencia (7,8), la velocidad (9-11), y la capacidad de salto (8,12,13) inmediatamente tras la realización de estiramientos estáticos.

Debido a esta evidencia científica, algunos profesionales han decidido quitar este tipo de estiramientos dentro del programa de calentamiento en pre-competición tanto en entrenamiento como en competición.Es necesario comunicar que esta pérdida del rendimiento físico es temporal (14), normalizándose de forma rápida (14).

Otros autores sugieren que los efectos negativos son más evidentes en la fuerza máxima y no tanto en otros aspectos como pueden ser la velocidad, el salto, o incluso que no se aprecian si se combinan con otros ejercicios de calentamiento. Otros autores sugieren que no hay evidencias significativas en la capacidad de salto vertical tras una sesión de estiramiento o realizar un programa de calentamiento (15).

Bibliografía:

(1) Tricás J, Hidalgo C, Lucha O, Evjenth O. Estiramiento y autoestiramiento muscular en fisioterapia OMT. Zaragoza: OMT España 2012.

(2) Fletcher IM. The effect of different dynamic stretch velocities on jump performance. Eur J Appl Physiol 2010;109(3):491-498.

(3) Herda TJ, Cramer JT, Ryan ED, McHugh MP, Stout JR. Acute effects of static versus dynamic stretching on isometric peak torque, electromyography, and mechanomyography of the biceps femoris muscle. J Strength Cond Res 2008 May;22(3):809-817.

(4) Morse CI, Degens H, Seynnes OR, Maganaris CN, Jones DA. The acute effect of stretching on the passive stiffness of the human gastrocnemius muscle tendon unit. J Physiol (Lond ) 2008;586(1):97-106.

(5) Costa PB, Graves BS, Whitehurst M, Jacobs PL. The acute effects of different durations of static stretching on dynamic balance performance. The Journal of Strength & Conditioning Research 2009;23(1):141-147.

(6) Trajano GS, Nosaka K, Blazevich AJ. Neurophysiological mechanisms underpinning stretch-induced force loss. Sports Medicine 2017;47(8):1531-1541.

(7) Manoel ME, Harris-Love MO, Danoff JV, Miller TA. Acute effects of static, dynamic, and proprioceptive neuromuscular facilitation stretching on muscle power in women. J Strength Cond Res 2008 Sep;22(5):1528-1534.

(8) Barbosa GM, Trajano GS, Dantas GAF, Silva BR, Vieira WHB. Chronic Effects of Static and Dynamic Stretching on Hamstrings Eccentric Strength and Functional Performance: A Randomized Controlled Trial. J Strength Cond Res 2019 Feb 14.

(9) Nelson AG, Driscoll NM, Landin DK, Young MA, Schexnayder IC. Acute effects of passive muscle stretching on sprint performance. J Sports Sci 2005;23(5):449-454.

(10) Fletcher IM, Anness R. The acute effects of combined static and dynamic stretch protocols on fifty-meter sprint performance in track-and-field athletes. Journal of strength and conditioning research 2007;21(3):784.

(11) Sayers AL, Farley RS, Fuller DK, Jubenville CB, Caputo JL. The effect of static stretching on phases of sprint performance in elite soccer players. The Journal of Strength & Conditioning Research 2008;22(5):1416-1421.

(12) Holt BW, Lambourne K. The impact of different warm-up protocols on vertical jump performance in male collegiate athletes. J Strength Cond Res 2008 Jan;22(1):226-229.

(13) Pearce AJ, Kidgell DJ, Zois J, Carlson JS. Effects of secondary warm up following stretching. Eur J Appl Physiol 2009;105(2):175-183.

(14) McHugh MP, Cosgrave C. To stretch or not to stretch: the role of stretching in injury prevention and performance. Scand J Med Sci Sports 2010;20(2):169-181.

(15) Barbosa GM, Dantas GAF, Pinheiro SM, Rêgo JTP, Oliveira TLC, Silva KKF, et al. Acute effects of stretching and/or warm-up on neuromuscular performance of volleyball athletes: a randomized cross-over clinical trial. Sport Sciences for Health :1-8.

Global Performance impartirá un nuevo curso durante el mes de mayo. La temática pivotará sobre el entrenamiento para deportistas de élite y la prevención de lesiones.

Curso: Curso teórico-práctico que se impartirá los días 3, 4 y 5 de mayo en las instalaciones de Global Performance (Calle Lleó XIII, 23, Barcelona).

Programación: El curso se impartirá el viernes 3 por la tarde, el sábado 4 durante todo el día y el domingo 5 por la mañana.

Todos los asistentes a este curso entrarán de forma automática a formar parte de la Bolsa de Trabajo de Global Performance.

¡Síguete formando con nosotros!

INFÓRMATE PROGRAMA

En la tabla se puede observar la potencia media tanto en concéntrico como en excéntrico y vemos qué descompensaciones tiene nuestro deportista.

¿Qué hacemos ahora?

Tenemos claro por bibliografía y por experiencia propia que las diferencias entre los mismos músculos en las diferentes piernas no pueden exceder más de un 20%. En el momento en que este índice está por encima del 20%, nos está indicando un elevado riesgo de lesión.

Si cuando analizamos los valores, observamos descompensaciones y nos dedicamos a potenciar al jugador sin tener en cuenta su estado inicial, ¿adivinan qué pasará? Lesión segura.

Reduzcan y minimicen las descompensaciones antes de plantearse hacer que el jugador corra y salte más. Una vez consigan equilibrarlo, sigan atentos y valoren de manera regular, ¡porque seguro que se volverá a descompensar por otro lado!

Las descompensaciones musculares son una de las dos causas que provocan lesiones en los deportistas. El cuerpo es como un Castillo de naipes, si hay alguna descompensación, tarde o temprano, a medida que la diferencia vaya aumentando acabará generando una lesión. Por este motivo la primera acción que realizamos con los deportistas es conocer el estado de descompensación muscular que tiene el jugador.

En la época en que vivimos todo se puede medir y controlar, y las descompensaciones musculares no son una excepción.

Hay diferentes maneras de medir y controlar este tipo de descompensaciones (tensomiografía, isokinetic, test de fuerza, etc.). En Global usamos un encoder conectado a máquinas isoinerciales por dos razones:

  1. El sujeto es totalmente consciente del movimiento y es él quien lo provoca.
  2. Las altas velocidades a las que nos permiten trabajar se asemejan a la realidad de su trabajo diario.

En futuros artículos entraremos en más profundidad en estos puntos para poder explicar con más detalle porqué los consideramos indispensables.

De estas valoraciones extraemos un informe que se acaba plasmando en la siguiente tabla.

En la tabla se puede observar la potencia media tanto en concéntrico como en excéntrico y vemos qué descompensaciones tiene nuestro deportista.

¿Qué hacemos ahora?

Tenemos claro por bibliografía y por experiencia propia que las diferencias entre los mismos músculos en las diferentes piernas no pueden exceder más de un 20%. En el momento en que este índice está por encima del 20%, nos está indicando un elevado riesgo de lesión.

Si cuando analizamos los valores, observamos descompensaciones y nos dedicamos a potenciar al jugador sin tener en cuenta su estado inicial, ¿adivinan qué pasará? Lesión segura.

Reduzcan y minimicen las descompensaciones antes de plantearse hacer que el jugador corra y salte más. Una vez consigan equilibrarlo, sigan atentos y valoren de manera regular, ¡porque seguro que se volverá a descompensar por otro lado!

PARTE II

“ME HAN DICHO QUE SI ESTIRO ANTES DE LA COMPETICIÓN ES MALO PORQUE AFECTA EN EL RENDIMIENTO DEPORTIVO.”

Por otro lado, sí que existe una evidencia contundente en que los estiramientos dinámicos aumentan el rendimiento físico (2,7,12,16-18) por lo que aquí en Global Performance los consideramos como técnicas de elección para añadirlos en el calentamiento previo a nuestras sesiones de entrenamiento o rehabilitación, con el fin de preparar el tejido muscular para la actividad específica que practique.

El individuo debería poseer un Rango de Movimiento (RDM) articular óptimo y adaptarlo a las necesidades del deporte que va a realizar. Por ello, es fácil entender que el tiempo, intensidad y tipo de estiramiento no debería ser igual para un corredor de larga distancia, un velocista, un futbolista o un esquiador.

La mayoría de estos estudios han analizado la disminución de la fuerza inmediata tras el estiramiento. Sin embargo, la relación estiramiento y rendimiento a largo plazo ha recibido poca atención en la bibliografía. Algunos autores han analizado esta relación, observando que la realización de un programa de estiramiento de varias semanas no produce cambios en el rendimiento (19,20) o incluso mejora distintos parámetros del rendimiento deportivo como la fuerza o la velocidad de contracción muscular o la velocidad de contracción muscular (21-23).

Por otro lado, no se ha hecho mucho hincapié en el estudio del rendimiento de un músculo acortado de forma crónica. Cuando un músculo se mantiene en una posición de acortamiento a lo largo del tiempo, es fácil comprender que tienda a la debilidad, ya que progresivamente irá trabajando en un rango menor de movimiento y es frecuente que desarrolle síntomas, lo que contribuye a su inhibición, además predispone a la musculatura antagonista a que también se inhiba y debilite (1).

En Global Performance creemos que el estiramiento muscular puede ser muy importante para asegurar la correcta longitud y equilibrio muscular, pudiendo tener un efecto positivo sobre el rendimiento a largo plazo. No obstante, el trabajo de flexibilización mediante estiramientos estáticos debería programarse fuera de los calentamientos pre-entrenamiento o pre-competición (1).

 

Mensaje para nuestros deportistas: el estiramiento pre-actividad debería centrarse en preparar los tejidos para la actividad a realizar (aumentar temperatura, aumentar velocidad de conducción nerviosa, adaptar la longitud muscular y el RDM al gesto deportivo, etc.) y no centrarse únicamente en el aumento de RDM. En este contexto, los estiramientos dinámicos activos podrían cumplir una importante función.

¿PREVIENEN LESIONES LOS ESTIRAMIENTOS?

Es un tema que tanto en la literatura como en el mundo profesional genera mucho debate. Actualmente no hay un consenso concluyente que analice la relación entre estiramientos y prevención de lesiones. Aunque hay una cierta evidencia que sugiere que los estiramientos en el calentamiento no reducen las lesiones (24,25).

No obstante, al analizar estos estudios se observa que valoran el riesgo de lesión general y se han realizado sobre grupos de población con baja prevalencia de lesiones musculotendinosas.

Por otro lado, diversos estudios han concluido que la realización de estiramientos en el calentamiento puede tener un efecto positivo en la prevención de lesiones músculotendinosas (26-30). Pero hay que aclarar que existe una limitación común en estos estudios, y es la dificultad para valorar el efecto de los estiramientos en forma de calentamiento que incluyan otras medidas.

ESTA CONTRADICCIÓN EN LA BIBLIOGRAFÍA PUEDE EXPLICARSE DEBIDO A VARIAS RAZONES:

Los estudios en que se muestra que los estiramientos son una herramienta preventiva ante las lesiones se han realizado enfocándolo de forma aislada a la lesión musculo-tendinosa y se han realizado en grupos de población con una alta prevalencia de lesiones musculares.

Otra gran controversia que encontramos en la bibliografía es la relación flexibilidad y riesgo de lesión muscular. Para algunos autores parece que sí que pueda existir una relación entre disminución de la flexibilidad y el riesgo de lesión muscular, aunque esa relación no es del todo clara (31). Pero en cambio, encontramos autores que han observado que la flexibilidad no es un factor de riesgo significativo para la lesión muscular (32-36).

En cambio, han postulado que la disminución de la flexibilidad puede ser un factor de riesgo para el desarrollo de lesiones musculares (37-43) así como para el desarrollo de distintas disfunciones como por ejemplo el dolor anterior de rodilla (44-46).

 

Mensaje para nuestros deportistas: el aumento de la flexibilidad mediante estiramientos puede disminuir el riesgo potencial de lesión muscular, especialmente en individuos que presentan una hipo movilidad muscular y/o han sufrido lesiones musculares previas.

 

La evidencia más clínica sugiere que el músculo es una de las estructuras más sensibles del cuerpo ya que debe reajustarse continuamente con su uso, desuso, y sobre uso o no. En condiciones normales, el músculo posee una circulación e inervación óptima y es capaz de moverse libremente entre su contracción y su relajación, y tiene una elasticidad y fuerza normal. Todos los movimientos están libres de dolor (47).

Sin embargo, los músculos con disfunción hipertónica o hipomóvil son activados en movimientos en los que de otra manera no tomarían parte y pueden causar dolor en el periostio, tendones, o vientre muscular, incluyendo dolor referido a otras estructuras y segmentos. Este sobre uso conlleva a la lesión y/o exceso de inhibición de sus antagonistas. En general, se considera que cuanto más hipomóvil se encuentra el músculo, más inhibición puede producir a sus antagonistas produciendo cambios patológicos en el estrés que reciben las distintas estructuras de la articulación fisiológica (47).

Aquí en Global Performance pensamos qué músculos participan en una actividad y si trabajan en sinergia. Puede ser que un músculo esté dominando el movimiento e inhibiendo a otro que no funciona apropiadamente porque exista un acortamiento de una porción o todo el músculo. Ese músculo debe ser tratado mediante estiramiento para que ortos músculos de la sinergia puedan funcionar apropiadamente.

Si el objetivo es el entrenamiento de la función activael estiramiento y auto estiramiento de la musculatura acortada y la activación de la musculatura inhibida, será un pre-requisito para enseñar el patrón postural o de movimiento correcto y corregir de forma previa o simultáneamente a entrenar la resistencia, fuerza y coordinación del paciente y, así, prevenir lesiones.

BIBLIOGRAFÍA

(16) Yamaguchi T, Ishii K, Yamanaka M, Yasuda K. Acute effects of dynamic stretching exercise on power output during concentric dynamic constant external resistance leg extension. 2007.

(17) Sekir U, Arabaci R, Akova B, Kadagan S. Acute effects of static and dynamic stretching on leg flexor and extensor isokinetic strength in elite women athletes. Scand J Med Sci Sports 2010;20(2):268-281.

(18) Hough PA, Ross EZ, Howatson G. Effects of dynamic and static stretching on vertical jump performance and electromyographic activity. J Strength Cond Res 2009 Mar;23(2):507-512.

(19) Hunter JP, Marshall RN. Effects of power and flexibility training on vertical jump technique. Medicine & Science in Sports & Exercise 2002;34(3):478-486.

(20) Yuktasir B, Kaya F. Investigation into the long-term effects of static and PNF stretching exercises on range of motion and jump performance. J Bodywork Movement Ther 2009;13(1):11-21.

(21) Hortobagyi T, Faludi J, Tihanyi J, Merkely B. Effects of intense “stretching”-flexibility training on the mechanical profile of the knee extensors and on the range of motion of the hip joint. Int J Sports Med 1985;6(06):317-321.

(22) Wilson GJ, Elliott BC, Wood GA. Stretch shorten cycle performance enhancement through flexibility training. Med Sci Sports Exerc 1992 Jan;24(1):116-123.

(23) Ferreira GNT, Teixeira-Salmela LF, Guimaraes CQ. Gains in flexibility related to measures of muscular performance: impact of flexibility on muscular performance. Clinical Journal of Sport Medicine 2007;17(4):276-281.

(24) Van Mechelen W, Hlobil H, Kemper HC, Voorn WJ, de Jongh HR. Prevention of running injuries by warm-up, cool-down, and stretching exercises. Am J Sports Med 1993;21(5):711-719.

(25) Pope R, Herbert R, Kirwan J. Effects of ankle dorsiflexion range and pre-exercise calf muscle stretching on injury risk in Army recruits. Australian Journal of Physiotherapy 1998;44(3):165-172.

(26) Ekstrand J, Gillquist J, Liljedahl S. Prevention of soccer injuries: supervision by doctor and physiotherapist. Am J Sports Med 1983;11(3):116-120.

(27) Bixler B, Jones RL. High-school football injuries: effects of a post-halftime warm-up and stretching routine. Fam Pract Res J 1992 Jun;12(2):131-139.

(28) Amako M, Oda T, Masuoka K, Yokoi H, Campisi P. Effect of static stretching on prevention of injuries for military recruits. Mil Med 2003;168(6):442-446.

(29) Dadebo B, White J, George KP. A survey of flexibility training protocols and hamstring strains in professional football clubs in England. Br J Sports Med 2004 Aug;38(4):388-394.

(30) Hadala M, Barrios C. Different strategies for sports injury prevention in an America’s Cup yachting crew. Med Sci Sports Exerc 2009 Aug;41(8):1587-1596.

(31) Gleim GW, McHugh MP. Flexibility and its effects on sports injury and performance. Sports medicine 1997;24(5):289-299.

(32) Hennessey L, Watson AW. Flexibility and posture assessment in relation to hamstring injury. Br J Sports Med 1993 Dec;27(4):243-246.

(33) Dvorak J, Junge A, Chomiak J, Graf-Baumann T, Peterson L, Rosch D, et al. Risk factor analysis for injuries in football players. Am J Sports Med 2000;28(5_suppl):69-74.

(34) Orchard JW. Intrinsic and extrinsic risk factors for muscle strains in Australian football. Am J Sports Med 2001;29(3):300-303.

(35) Tyler TF, Nicholas SJ, Campbell RJ, McHugh MP. The association of hip strength and flexibility with the incidence of adductor muscle strains in professional ice hockey players. Am J Sports Med 2001;29(2):124-128.

(36) Verrall GM, Slavotinek JP, Barnes PG, Fon GT, Spriggins AJ. Clinical risk factors for hamstring muscle strain injury: a prospective study with correlation of injury by magnetic resonance imaging. Br J Sports Med 2001 Dec;35(6):435-9; discussion 440.

(37) Liemohn W. Factors related to hamstring strains. J Sports Med Phys Fitness 1978 Mar;18(1):71-76.

(38) Jonhagen S, Nemeth G, Eriksson E. Hamstring injuries in sprinters: the role of concentric and eccentric hamstring muscle strength and flexibility. Am J Sports Med 1994;22(2):262-266.

(39) Worrell TW. Factors associated with hamstring injuries. Sports Medicine 1994;17(5):338-345.

(40) Hartig DE, Henderson JM. Increasing hamstring flexibility decreases lower extremity overuse injuries in military basic trainees. Am J Sports Med 1999;27(2):173-176.

(41) Cross KM, Worrell TW. Effects of a static stretching program on the incidence of lower extremity musculotendinous strains. J Athl Train 1999 Jan;34(1):11-14.

(42) McHugh MP, Connolly DA, Eston RG, Kremenic IJ, Nicholas SJ, Gleim GW. The role of passive muscle stiffness in symptoms of exercise-induced muscle damage. Am J Sports Med 1999;27(5):594-599.

(43) Witvrouw E, Danneels L, Asselman P, D’Have T, Cambier D. Muscle flexibility as a risk factor for developing muscle injuries in male professional soccer players: a prospective study. Am J Sports Med 2003;31(1):41-46.

(44) Kibler W. Strength and flexibility findings in anterior knee pain syndrome in athletes. Am J Sports Med 1987;15(410):49.

(45) Smith AD, Stroud L, McQueen C. Flexibility and anterior knee pain in adolescent elite figure skaters. J Pediatr Orthop 1991 Jan-Feb;11(1):77-82.

(46) Witvrouw E, Lysens R, Bellemans J, Cambier D, Vanderstraeten G. Intrinsic risk factors for the development of anterior knee pain in an athletic population: a two-year prospective study. Am J Sports Med 2000;28(4):480-489.

(47) Evjenth O, Hamberg JA. The complete manual of specific stretching. Alfta: Alfta Rehab Forlag 1990.

Antes de determinar los diferentes efectos de la carga de trabajo en cuerpo, es importante tener claro el concepto de carga y sus efectos en los deportistas.

En el contexto del entrenamiento deportivo, la carga se identifica con la totalidad de estímulos de entrenamiento efectuados sobre el organismo. Generalmente estos estímulos son el conjunto de ejercicios realizados en una sesión de entrenamiento, determinados por el entrenador y realizados por el deportista durante cierto número de veces y a una intensidad determinada.

Basándonos en la teoría del stress para elaborar el principio de sobrecompensación, cuando nosotros aplicamos un carga de entrenamiento al organismo del deportista, como consecuencia se producirá una fatiga, acompañada de una pérdida de rendimiento y una disminución de las reservas energéticas actuales. Con el paso de las horas/días y el debido descanso (buena hidratación, nutrición y descanso nocturno), el organismo del deportista irá recuperando su condición inicial, y posteriormente se producirá la llamada “fase de sobrecompensación” que nos permitirá incrementar el rendimiento gracias a los procesos adaptativos que se producirán en el organismo del deportista.

Según el tipo de carga aplicada y la recuperación, encontraremos diferentes tipos de sobrecompensaciones; positiva, negativa, nula o de efecto acumulado.

En este caso, nos centraremos en las cargas negativas, cargas que se producen de forma repetida en condiciones de recuperación incompleta. Este tipo de cargas son importantes debido a que su prolongación  en el tiempo nos dará lugar al sobre entrenamiento.

Una vez entendidos los conceptos anteriores, y en respuesta a la pregunta inicial, un exceso de carga/entrenamiento junto a una falta de descanso y una  falta de recuperación durante un periodo de tiempo prolongado, nos producirá el conocido Síndrome del Sobreentrenamiento.

A continuación desarrollaremos las diferentes causas del sobreentrenamiento:

  • Exceso de Entrenamiento. En deportistas inexpertos, amateurs o deportistas que no están adaptados al ejercicio de alta intensidad, este hecho favorece exponencialmente el desarrollo del síndrome de sobrentrenamiento. Por lo tanto, en deportistas menos profesionales o menos experimentados en cualquier disciplina deportiva, la dosificación tiene que ser mayor. Es importante interpretar las señales que nos da el cuerpo, y a pesar de lo que ponga en el calendario deportivo, si es necesario, se descansa en lugar de entrenar.
  • Agotamiento del Sistema Nervioso. Durante cualquier movimiento corporal, el cerebro, en primer momento manda una señal nerviosa, unos impulsos hacia los músculos que realizarán el movimiento, provocando el movimiento contráctil buscado. Después de varios entrenamientos intensos, se producirá una disminución de la intensidad de la señal nervioso enviada por el cerebro, pese a que los músculos estén en plena forma.
  • Falta de Nutrientes. Mantener un alto volumen de entrenamiento e intensidad, sin un aporte correspondiente de calorías, es un posible sinónimo para producir una recuperación incompleta. Nuestro cuerpo necesita combustible para rendir, verse desprovisto obliga a “dejarnos en reserva”. Asimismo, cuando el entrenamiento demanda la vía glucolítica, no compensar con la cantidad de carbohidratos necesaria será totalmente contraproducente. De igual modo, no cumplir con las proteínasque nos son necesarias, podrá producir una falta de aminoácidos, elementos esenciales para la regeneración muscular.

Es importante que todo deportista o entrenador, sea consciente de los posibles signos y síntomas que se pueden producir en el sobreentramiento. Una detección precoz de estos nos permitirá evitar complicaciones a la larga y al mismo tiempo, nos permitirá facilitar la debida recuperación  del deportista:

  • Sensación de agotamiento, cansancio, falto de energía…
  • Dolor en músculos y articulaciones.
  • Descenso brusco en el rendimiento.
  • Dolores de cabeza.
  • Decaída del sistema inmunitario (más propenso a resfriados, dolores de garganta, …)
  • Decremento en la capacidad de entrenar, así como la intensidad aplicada al mismo.
  • Cambios de humor.
  • Cuadros depresivos.
  • Pérdida de las ganas de entrenar, de hacer deporte.
  • Pérdida del apetito.
  • Aumento sustancial en el número de lesiones.

Para concluir, es importante tener en cuenta la diferencia entre fatiga muscular y sobreentrenamiento, ya que no todos los síntomas descritos anteriormente en todas las situaciones son considerados Sobreentrenamiento. Todo deportista después de cualquier práctica deportiva o sesión de entrenamiento puede experimentar en las horas posteriores sensación de falta de fuerzas, dolor, etc… En estos casos, nos encontramos ante una fatiga puntual, que, durante el transcurso de unos días, desaparecerán y volveremos a estar recuperados.

× WhatsApp