15

Mar 2022

GLOBAL

Gomas Vs. Trabajo Excéntrico

Todos aquellos que me conocen, saben que nunca he sido amante del trabajo con gomas, pero sí un gran defensor del trabajo excéntrico. En este pequeño artículo, trataré de explicar el por qué de mi visión en este tipo de trabajo desde una reflexión propia y sin ninguna base científica.

Mi punto de vista como CEO de Global Performance, siempre ha sido que todo aquello que se puede hacer con una goma elástica, se puede hacer con una polea cónica aportando un estímulo mucho más real y, a velocidades más elevadas en una polea que con una goma elástica.

La fuerza dentro del ejercicio

La fuerza en cualquier tipo de gesto o movimiento, ya sea deportivo o no, siempre se realiza de la misma manera, es decir, el pico más elevado de fuerza o potencia se encuentra siempre al inicio del gesto/acción o movimiento deportivo para poner un lenguaje coloquial a la arrancada de dicho movimiento. Siendo después la tensión o la fuerza mucho menor que al inicio.

La fuerza en la goma o banda elástica

Si analizamos lo que nos ofrece una goma elástica o banda, veremos que es justo al contrario, al inicio del gesto la resistencia es menor que mientras más largo hago el movimiento. Es decir, contra más estiro la goma más resistencia o fuerza ejerzo que es justo lo contrario que ocurre en los movimientos reales.

Asimismo, si analizamos las velocidades que podemos generar con la goma elástica suelen ser menores que con una polea cónica. Además, esta velocidad no tiene ninguna repercusión en el momento de volver a generar fuerza inicial. ¿Por qué? Porque la goma vuelve a estar destensada y no genera ninguna o poca sobrecarga en el momento inicial o ciclo de estiramiento-acortamiento (CEO) siendo en ese momento en el que en realidad se genera la mayor potencia en cualquier gesto.

La fuerza en una polea cónica

Si analizamos la función de una polea cónica es justo al contrario, el momento inicial del ejercicio es dónde se genera la máxima potencia mientras que en el resto la velocidad de giro del cono hace que el resto de movimiento tenga una inercia que genera menos carga sobre el músculo. Esto es exactamente lo que pasa en las acciones reales, pero no sólo eso, sino que dicha velocidad es la que vuelve a generar una potencia equilibrada justo de nuevo en el momento inicial del gesto (CEO).

Para mí, esta es la clave en el aumento de trabajo y potencia sobre la musculatura. Una manera totalmente funcional y que ayuda a reducir las lesiones musculares, ya que actúa directamente en el punto donde se producen.

De esta forma,  la utilizamos a modo de vacuna puesto que se dan pequeñas dosis de aquello que genera la lesión para que el cuerpo y su musculatura estén preparados a repetidos esfuerzos de dicha magnitud, teniendo un trabajo previo ya reconocido que permitirá a la musculatura reaccionar de mejor forma ante los mismos estímulos.

Estímulos en gente joven

Para concluir, muchos argumentan que dicho estímulo en gente joven o deportistas que vienen de una lesión es demasiado agresivo y, es necesario empezar con un trabajo de gomas elásticas para preparar la musculatura antes de pasar la fase excéntrica con poleas isoinerciales.

Sin estar de acuerdo os dejo una reflexión que me hago ante esta afirmación: ¿Si el estímulo que nos aporta las gomas elásticas es totalmente contrario al que nos aportan las poleas cónicas (y la vida real), es cierto que estamos preparando la musculatura para dichos esfuerzos? 

¿Cuál es el miedo al trabajo inercial cuando son jóvenes, a altas velocidades? Hay que pensar que la sobrecarga la genera el mismo individuo que está trabajando, no es externa. Por tanto, ¿creéis que podrá generar una potencia tal que llegue a lesionarse mientras realiza el ejercicio?